martes, 31 de diciembre de 2013

Al parecer la naturaleza si juega a los dados con el universo.




La física cuántica una realidad independiente del observador

Durante cientos de años la ciencia se ha basado en el determinismo. La religión nos dice que si Dios lo sabe todo será porque él mismo ha determinado todas las cosas según su criterio, por lo que Dios es la causa de las acciones humanas. La doctrina filosófica sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, están causalmente determinados por la inquebrantable cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado actual "determina" en algún sentido el futuro. Así la descripción de la naturaleza es una descripción que reconoce en el mundo físico una realidad objetiva externa , que involucra un comportamiento que se gobierna por leyes cognoscibles que no contienen al azar como un elemento esencial.

Resumiendo el determinismo se define como la teoría que afirma que todos los fenómenos o acontecimientos están determinados por algún motivo. Esto implica entender la realidad como la consecuencia directa de una causa. Durante mucho tiempo las ciencias ha seguido la vereda de este precepto. Pero fue la física la que demostró que dentro de la física cuántica, sucedía lo contrario.

Einstein escribió: "el principio de causalidad ha sido esencial para la ciencia; este principio establece, en su versión más simple, que cada efecto tiene su causa, y la misma causa, en condiciones equivalentes, produce siempre el mismo efecto. Esto elimina al azar como causa directa y permite la búsqueda de leyes definidas, es decir, de relaciones de causa a efecto que deben cumplirse estrictamente en cada caso particular” Albert Einstein pensaba que existía un determinismo tambien en el mundo atómico y escribe: “ La mecánica cuántica es muy impresionante. Pero una voz interna me dice que esto no es todavía lo auténtico”

El determinismo guiaba la vida de Einstein y escribió “ Cuanto más imbuido esté un hombre en la ordenada regularidad de los eventos, más firme será su convicción de que no hay lugar —del lado de esta ordenada regularidad— para una causa de naturaleza distinta. Para ese hombre, ni las reglas humanas ni las "reglas divinas" existirán como causas independientes de los eventos naturales”

Es curioso, que fuera Einstein quien abriera las puertas a los descubrimiento sobre lo cuántico.  Albert recibió en 1905 el premio Nobel de Física por su trabajo: Un punto de vista heurístico sobre la producción y transformación de luz. Einstein mostraba cómo se podía utilizar este concepto para explicar el efecto fotoeléctrico. Su trabajo fue el primer indicio que demostraba que la luz también poseía propiedades de partículas. Así los sistemas físicos pueden mostrar tanto propiedades ondulatorias como corpusculares. El trabajo de Einstein era de vanguardia, trataba de vencer la resistencia de los físicos y convencerlos de la realidad de los cuantos propuesta en 1900 por Max Planck.


Este artículo fue publicado por la revista Annalen der Physik. En el citado artículo Einstein aplicó el concepto de los cuantos para explicar el efecto fotoeléctrico, es decir, cómo un pedazo de metal cargado con electricidad estática podría descargar electrones al ser expuesto a la luz. Así fue como Einstein sugirió que la luz está hecha de partículas conocidas como fotones Así quedo evidencia de la naturaleza dual de la luz, al comportarse como partícula y onda.
.
.
Einstein decía de la teoría cuántica se encontraba incompleta y por lo tanto, debía completarse introduciendo una serie de elementos de realidad (denominados “variables ocultas”) que, debidamente acomodados dentro del formalismo de la teoría, permitiesen elaborar predicciones deterministas, y no probabilistas. 

Albert Einstein miraba al mundo a través del  determinismo, de la certidumbre, de la belleza, de la simplicidad lógica del orden y de la armonía del universo. Su religiosidad fue sentir que detrás de cualquier cosa que pueda ser experimentada existe un algo que nuestra mente no puede captar y cuya belleza y sublimidad nos alcanza indirectamente, según sus palabras. 

Su concepto oceánico, inmensurable, de que la naturaleza es una estructura magnífica que solo podemos comprender muy imperfectamente fue su fe, su certeza interior.  La naturaleza, el universo era por decirlo así, su devoción, entendida como inclinación, amor y fidelidad especiales hacia algo. 

Einstein se empeñó durante varios años en construir una alternativa a la mecánica cuántica, sin lograrlo. Dos veces le escribió a Born "La mecánica cuántica es muy impresionante. Pero una voz interna me dice que esto no es todavía lo auténtico. La teoría da mucho, pero difícilmente nos acerca al secreto del Viejo. De todas maneras estoy convencido que Él no juega a los dados." ( carta a Born de diciembre de 1926) 

En otra carta fechada en 1944, al mismo Niels Bor, le cuenta: "Nos hemos convertido en antípodas en lo que se refiere a nuestras expectativas científicas. Tú crees en el Dios que juega a los dados, yo en un orden y una legalidad completas en un mundo que existe objetivamente, y que yo he tratado de capturar mediante recursos harto especulativos. Yo creo firmemente, pero espero que alguien descubra un camino más realista, o tal vez una base más tangible que la que la suerte me ha permitido encontrar. Aun el gran éxito inicial de la teoría cuántica no me hace creer en este juego de dados fundamental, aunque soy perfectamente consciente de que nuestros jóvenes colegas interpretan esto como una consecuencia de la senilidad. Sin duda alguna, llegará el día en que sabremos cuál de estas actitudes instintivas fue la correcta."

Su punto de vista filosófico, influyo en el científico. Einstein aseguraba: que la teoría cuántica en su forma actual no permite una descripción realista, que correspondiera a un mundo objetivamente existente, sino que recurre a la intervención de un hipotético observador; no da una descripción completa de un evento individual, sino meras estadísticas, y le asigna un papel fundamental al azar. 



Pero al parecer la naturaleza si juega a los dados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada